BEGO

Pasear por sus callejuelas te transportará en el tiempo. La ropa tendida en los balcones y ventanas, el bullicio en sus calles y la amabilidad de su gentes no te dejarán indiferente. Es una ciudad que combina modernidad y decadencia. Oporto es una buena opción para practicar turismo gastronómico, cultural y sobre todo barato. Si te decides a pasar un fin de semana en esta ciudad portuguesa, te recomiendo sobre todo que no te pierdas esto:

Torre de los clérigos. Si, antes que nada, quieres hacerte una idea global de la ciudad no puedes perderte el subir a esta torre de 70 metros de altura. Tras un pequeño esfuerzo subiendo los escalones, tendrás las mejores vistas de Oporto. La torre es visible desde casi todos los puntos de la ciudad.

Librería Lello. Corre el rumor de que algunas escenas de la saga de Harry Potter se IMG_6848rodaron en ella. Sin embargo, otros aseguran que, en realidad, la creadora de Harry Potter sólo se inspiró en ella. Lo que sí está claro es que librería es una de las atracciones más visitadas de la ciudad y una de las más bellas del mundo. Entrar cuesta 4 euros, aunques si compras un libro después te lo descuentan de la entrada. El incoveniente: depende del día te puedes encontrar una larga e insufrible cola.

Catedral. Oporto está llena de iglesias. Pero la Catedral es de los templos más bonitos de la ciudad. Además, al estar situado en una parte elevada, desde allí puedes disfrutar de unas fantásticas vistas.

Bodegas. Pero si por alguna razón Oporto es conocida es por su vino. A orillas de Gaia, justo a la otro lado del río Duero, se ubican las diferentes bodegas. Realizar una cata y visitarlas es una de las actividades más demandadas por los turistas. Sandeman, con más de 200 años de historia, es la más conocida. Déjate seducir por la dulzura y la alta graduación de estos famosos caldos.

Puente Luiz I. Construído por el discipulo de Eiffel, este puente de hierro es el símbolo de Oporto. Cruzar el Duero a través de él es casi indispensable en este viaje. Se puede hacer por la parte inferior o por la superior.

IMG_7021

Si quieres ir de compras, dirígete a la calle Santa Caterina. Peatonal y muy animada, esta calle te hará pasear por tiendas y cafés. Sin embargo, merece la pena detenerse en la conocido café Majestic, el más popular de Oporto y abierto en 1921. Este es otro de los lugares donde quizás te toque hacer cola. Pero su decoración interior con mármoles, espejos y maderas te seducirá para que entres. Si aún quieres comprar más, puedes visitar el centro comercial que tiene su última planta decorada como las casas de colores a la orilla del Duero.IMG_6834

Si ves pasar un antiguo tranvía… súbete. Todavía quedan activas 4 líneas. De aspecto retro, es un indispensable p el turista. El precio del viaje son unos 3 euros. Sentirás que todos te miran a su paso por las calles de la ciudad.

Muralla Fernandina. Pasear por la parte de murallas que todavía quedan en pie es una auténtica delicia y de lo más recomendable que se puede hacer en la ciudad.

Comida. Es hora de comer. La francesinha es el plato estrella en Oporto. Se trata de un sandwich con carne, queso, un huevo frito y una salsa en ocasiones picante. Una bomba si no te gusta la comida cargada. Para los que deseen algo más suave, el bacalao es una buena opción (con nata y patata, frito o a la plancha) y las sopas típicas de Oporto o la tripa.

Llegó la noche. Recuerda que en Portugal todavía se puede fumar dentro de los bares y discotecas. Para tomar unas copas es muy recomendable el espacio al aire libre ubicado justo en el parque contiguo a la torre de los clérigos. En verano, en la bodega Sandeman también puedes tomar un cocktel a orillas del Duero y con música en su zona chill out.  Pero si prefieres algo más marchoso, puedes visitar algunos de los bares de copas y discotecas de la ciudad. Alguno de ellos difícil de encontrar y escondidos. Passos Manuel es uno de ellos.   En la misma calle que da nombre al local, lo encontrarás escondido bajo el Teatro ColliIMG_6827sseum. Un lugar donde bailarás al ritmo de la música electrónica.  En los laterales acolchados a la barra encontrarás reservados ocultos donde poder relajarte con tus amigos.

Si prefieres una música más alternativa y unas buenas vistas, puedes subir al Maus Habittos. Este espacio se ubica en lo que fue un antiguo burdel, prácticamente enfrente de Passos Manuel. Pero ojo, tampoco lo verás desde la calle. Accede al parking  Art Decó, y sube las escaleras hasta la última planta, allí hallarás un lugar que combina exposiciones culturales, gastronomía y buena música, a veces en directo.

Crucero por el Duero. Viaja hasta la desembocadura del río Duero y pasa por los seis puentes que cruzan en río a su paso por Oporto. Aunque el precio del trayecto es un poco caro (15 euros por persona), te dará otra perspectiva de Oporto y llegarás hasta la fusión del río con las aguas del Atlántico. En Gaia, puedes encontrar el crucero por 13 euros.

IMG_6862

Plaza de la Liberdade. Centro neurálgico de la ciudad. Allí encontrarás la avenida de los Aliados, uno de los McDonald’s más bonitos del mundo que conserva una fachada modernista y varios restaurantes donde cenar.

Estación de tren San Bento. Construída sobre un antiguo convento, esta estación contiene un hall decorado con 20.000 azulejos que representan la historia de Portugal.

Museo do carro eletrico (Museo del tramvía). Este museo conserva uniformes, fotografías antiguas, máquinas restauradas y réplicas de algunas piezas. La entrada cuesta 8 euros.

¡Atrévete! Y déjate seducir por Oporto

Anuncios