BEGO

Picante e irreverente, lleno de humor y de buenas coreografías y actuaciones, así es El Molino de Barcelona. Aunque algunos puedan creer que acudir a un cabaret es sólo cosa de hombres, en El Molino mujeres y varones disfrutan por igual. Se trata de pasar un rato diferente, de reírse mucho, y, por supuesto, de disfrutar de una actuación muy sensual.

En 1908 el Molino se llamó Petit Palais. Este lugar se diseñó para importar los espectáculos de cabaret de París. En 1910 se derribó la construcción y se construyó el actual Molino, al que llamaron Petit Moulin Rouge, en recuerdo al de París, y que finalmente se denominaría primero Moulin Rouge y después Molino. El local se convirtió en un gran icono del Paral·lel de Barcelona, y más aún cuando en 1926 le colocaron las míticas aspas giratorias de la fachada.

Numerosos artistas han pasado durante todos los años de su existencia por El Molino y numerosas fueron las muestras de cariño y apoyo que mostró la ciudadanía de Barcelona cuando cerró sus puertas en 1997. Consciente del valor histórico y sentimental que El Molino tiene para los barceloneses, una empresa decidió comprar el local y en 2007 inició el proceso de reconstrucción. Ahora, desde el 2010, El Molino vuelve a recibir a los amantes del cabaret, del espectáculo y del buen rollo.

IMG_5963

La sala, de pequeñas dimensiones, permite una relación íntima entre los artistas y el público. Así, con casi un pie en el escenario, nos sentamos en nuestras butacas para disfrutar del espectáculo, con una botella de cava para amenizar la tarde-noche (en muchas ocasiones adquiriendo la entrada por internet se pueden conseguir promociones de entradas+copa).

Merche Mar, nos recibe. Vedette de profesión, empezó a trabajar en el Molino a los 13 años. Dice que entonces tocaba el acordeón, cantaba y bailaba en los espectáculos que se ofrecían. Vio como el café-teatro cerraba puertas y ahora ha regresado para estar de nuevo con su público. Ella es el hilo de conexión entre el viejo y el nuevo Molino.

Humor picante, de la mano de Merche Mar y Juli Bellot, las mejores interpretaciones musicales y coreográficas y sobretodo mucha sensualidad y cuerpos esbeltos al descubierto de hombre y de mujer. Eso vivirás durante el espectáculo. Pero no te limites a mirarlo, en cualquier momento tú te puedes convertir en el protagonista.

¡Atrévete, que vienen curvas!

Anuncios