BEGO

Algunos todavía lo relacionan a día de hoy con los clubs de alterne, los striptease y el erotismo. Sin embargo, el pole dance se ha convertido en una actividad deportiva muy demandada y de moda en varios países de todo el mundo. Muchos centros de fitness han optado por incluirla en sus programaciones de actividades e incluso es reconocida como un arte escénico.

El pole dance consiste en hacer movimientos acrobáticos que requieren mucha flexibilidad, coordinación y fuerza en una barra vertical. Estos movimientos se combinan con un desarrollo escénico y dancístico. Es un ejercicio aeróbico y anaeróbico de alto impacto que no sólo moldea y tonifica el cuerpo, sinó que también ayuda a la superación y a descubrir todo lo que se es capaz de lograr.

En España, algunos centros deportivos y de baile ofrecen clases de pole dance. D’COCO Tenerife es uno de ellos. Abrió sus puertas hace menos de un mes en Costa del Silencio, al sur de la isla de Tenerife, en la calle Olimpia, 1 (en el Centro Comercial Coral Mar). Sin embargo, su responsable cuenta con más de 8 años de experiencia.

IMG_7932

La instructora certificada de pole dance, Gabriela Boguñá, es la fundadora de D’COCO Tenerife. Gabriela tiene 27 años, es de Ecuador y empezó a practicar pole dance hace ocho años, cuando ya era maestra de belly dance y bailarina profesional. Descubrió el pole dance a través de Youtube. A través de los vídeos fue aprendiendo sus primeros pasos. Hasta que, un día, decidió colocar una barra en el estudio de danza donde trabajaba y empezó su aventura. Entonces en su ciudad, en Quito, no había ningún estudio o escuela donde hicieran clases.

 “Llamaba mucho la atención, pero las chicas se avergonzaban de que las vieran. Así que monté la sala de Pole Dance en una habitación cerrada al fondo del estudio donde nadie podía verlas. Luego de unos meses las chicas ya teníamos más confianza y el deporte ganaba popularidad”, recuerda Gabriela. Poco a poco el espacio quedó pequeño y Gabriela abrió un estudio profesional. El D’COCO pole dance & aereal.

Los inicios no fueron fáciles, trabajando 15 horas diarias y afrontando las críticas de algunos que no entendían esta actividad. “El primer reportaje fue en el periódico más importante del país El Comercio.  Este reportaje causó mucha polémica. Hubo muchas personas que dijeron que era un baile de cabaret y de prostitutas y que, a causa de gente como nosotras se destruían hogares. También hubo gente con criterio que defendía la idea de que es un deporte y un arte”. “A partir de eso, decidí hacer muchas campañas para que el pole dance se reconozca como un deporte haciendo fotos con mis alumnas, realizando obras de teatro y eventos de exhibición coreográfico”, explica Gabriela.

A día de hoy, D’COCO pole & aéreas sigue funcionando en Ecuador,  preparando deportistas de élite. Sin embargo, Gabriela decidió aterrizar en España por motivos personales, y, desde el 20 de febrero, da clases en su nuevo estudio de Pole Dance D’COCO Tenerife.

Aunque muchas veces relacionemos el pole dance con la mujer, se trata de un deporte que se puede adaptar a cualquier persona, también a hombres, de cualquier edad y condición física. Incluso a niños.

IMG_8791

“Los beneficios más importantes no son físicos, sino mentales; porque además de moldear, tonificar, eliminar toxinas, ganar flexibilidad, mejorar tu circulación, tu agilidad y motricidad.. también te da la seguridad en ti mismo, te ayuda a entender y a descubrir que eres capaz de lograr todo aquello que te propongas. Es por eso que en mi clase la frase “no puedo” está prohibida”, asegura Gabriela.

Precio de la actividad: 60 euros mes

Periodicidad: dos clases a la semana

Duración: una hora y media

Se combina con una hora a la semana de para el correcto desarrollo físico que permita practicar este deporte.

 ¿Te atreves a probarlo?

Anuncios