firma jauja

Lo prometido es deuda amig@s y hoy os traigo la receta de las ricas espirales de calabacín con bechamel de coliflor de la que colgué una foto la semana pasada en Facebook.

Espirales de calabacín

Para hacer las espirales lo ideal es disponer de una máquina especial para cortar la verdura en esta forma pero, si no se tiene, se pueden hacer de igual forma con un cuchillo a mano y mucha paciencia. Así que tan sólo hay que hacer las espirales de un calabacín grande y saltear (crudo) en una sartén con un ajo. Una vez lo hemos dorado levemente (no es necesario hacerlo demasiado así nos quedará crujiente y conservaremos todos sus nutrientes), reservamos y procedemos a cocinar la bechamel.

Bechamel de coliflor

Ponemos a hervir media coliflor y media cebolla. Una vez cocidas (no en exceso), las ponemos en el vaso de la batidora con una pizca de nuez moscada rallada, pimienta, levadura nutricional (en breve un post sobre sus propiedades) y un chorro de aceite de oliva virgen extra. También añadiremos un poco de la bebida vegetal que más nos guste, aunque la más recomendada para receta es la de almendras.

En el momento de triturar la bechamel debemos ser nosotros mismos los que controlemos su espesor según nuestro gusto. Yo creo que lo ideal es que no quede ni muy líquida ni muy espesa, un término medio.

Una vez tenemos la bechamel hecha, la vertemos sobre los espirales previamente salteados y mezclados hasta que quede todo bien integrado. A la hora de emplatar rallamos un poco más de nuez moscada y añadimos un puñadito de piñones por encima que nos aportarán esa proteína necesaria para hacer un plato completo.

Realmente rico. ¡A disfrutar!

espirales

Anuncios