firma jauja

Hoy os traigo una receta dispuesta a hacer honor al nombre de la sección. Con esta leche dorada te cuidarás, y de verdad. Se trata de una receta sencilla, fácil de hacer, rápida y con una infinidad de beneficios para nuestra salud. Os hablo de la leche dorada, a base de leches vegetales y lo más importante: la cúrcuma.

Pero antes de explicar la receta, os mostraré algunas de las propiedades de los ingredientes principales de esta rica bebida.

Cúrcuma

La cúrcuma es una especie que, además, es conocida como planta medicinal. Comúnmente, incluso, se le conoce como el ibuprofeno natural, al tener un gran poder antiinflamatorio. Así que es ideal para aquellas personas que padezcan enfermedades como la artritis. También va bien para el hígado, es antioxidante, evita las flatulencias y es digestiva. Se puede comprar en raíz o directamente en polvo.

Leche de coco

La leche de coco es una bebida equilibrada con un alto nivel de nutrientes esenciales como hidratos de carbono, proteínas y grasas saludables. También aportan una importante dosis de vitaminas del grupo B y tiene un bajo contenido en azúcar. Funciona, además, como un antibacteriano de nuestro organismo, por lo que nos protege de infecciones y virus.

Estos son los dos ingredientes principales de mi versión de la leche dorada. La pimienta, el aceite de coco y la bebida de arroz, el resto.

Para preparar la leche, primero es necesario hacer la pasta de cúrcuma. Para ello necesitaremos cúrcuma en polvo, pimienta y agua.

Pasta de cúrcuma

Esta es la parte más laboriosa de la receta pero una vez la hayamos hecho la podremos aprovechar durante bastantes días. Pondremos 1/4 de taza de polvo de cúrcuma, media cucharada de postre de pimienta y 1/2 taza de agua. Vertemos la mezcla en un cazo y lo removemos mientras se calienta. Seguimos removiendo hasta que se evapore casi todo el agua y quede una pasta resultante.

pasta-de-curcumaEn este punto es interesante saber que la pimienta se añade junto con la cúrcuma porque potencia y activa sus propiedades. Seguidamente, veréis que también añado un poco de aceite de coco a la leche (puede ser el aceite que más os guste, yo he escogido este por su sabor). Aquí la razón es porque la cúrcuma es soluble en grasa y si le facilitamos este transporte llegará de forma óptima a nuestro organismo.

Preparación de la leche dorada

Una vez tenemos la pasta de cúrcuma hecha llenamos media taza de leche de arroz y media de coco (las mezclo para que sea más suave el sabor a coco, ya que el aceite que añado también es de este fruto). Vertemos el líquido en un cazo y añadimos una pizca de aceite de coco y media cucharada de postre de la pasta de cúrcuma. En muchas recetas veréis que también añaden algún edulcorante como la miel. Yo prefiero no ponerle ya que con el sabor del coco es suficiente.

Calentamos hasta que esté a nuestro gusto, removemos bien y listo. Os puedo asegurar que ha sido todo un descubrimiento para mí esta receta. Creía que tendría demasiado sabor a cúrcuma y que sería pesada de tomar. Nada más lejos de la realidad. Sienta de maravilla y está realmente deliciosa.

leche-y-nube

Espero que os guste, ¡ya me contaréis!

Un abrazo y mucha, mucha salud

Anuncios