firma jauja

No hay nada mejor que aprovechar el fin de semana para desconectar y realizar las actividades que más te gustan. Este mismo sábado 24 de septiembre tuve la oportunidad de acudir al taller de proteína vegetal a cargo de la coach nutricional y cocinera argentina Marisa Ledesma, celebrado en Pàmies Vitae, en Balaguer (Lleida). Durante las tres horas y media que duró el taller, incluyendo la degustación de todos los platos, Marisa explicó cuáles son aquellos alimentos a los que no debemos renunciar si queremos llevar a cabo una dieta sin ningún tipo de proteína de procedencia animal.

Sin duda, las legumbres son el plato estrella. Destacan las lentejas, los garbanzos y las alubias azuki por su alto nivel proteico. También algunos cereales o pseudocereales como la quinoa (el único alimento de procedencia vegetal que contiene los 8 aminoácidos necesarios), el mijo y el arroz. No hay que olvidar, aunque no estén tan presentes en nuestras despensas mediterráneas, las algas, en especial, la kombu. Y qué decir del papel irrenunciable de las semillas y los germinados.

No comer nada de procedencia animal es una elección tan válida como otra pero que, por norma, acostumbra a tener más detractores. La falta de vitaminas como la B12 hacen tambalear algunas tesis sobre la efectividad o no de ser vegano. Según Marisa, nada más lejos de la realidad. La cocinera aseguró que está demostrado que el ser humano no necesita el consumo de carne, huevos o pescado para ingerir al día aquellos nutrientes, proteínas y minerales que el cuerpo necesita. Eso sí, se debe estar informado y saber cuáles son los pasos a seguir para no tener carencias (de igual forma que en una dieta carnívora). De hecho, Marisa explicó que comer proteína animal tampoco garantiza unos buenos niveles de B12, ya que una cosa es lo que comes y otra, lo que absorbes.

Más allá del debate de qué estilo de vida llevar, Marisa quiso mostrar en unas cuantas recetas trucos sencillos para llevar a cabo en el día a día. Y aquí os muestro algunos de los platos que los asistentes pudimos degustar. ¡Espero que os gusten!

Hamburguesas de garbanzos y vegetales (6 hamburguesas aproximadamente)

  • 250 gramos de garbanzos (que habremos tenido en remojo toda la noche y que, una vez escurridos y secos habremos triturado hasta crear un polvo)
  • 1 trozo de alga kombu (que se habrá hervido con los garbanzos previamente)
  • 1 taza de arroz integral cocido que, una vez hecho, se pasará por la batidora para crear una masa (añadir un pelín de agua si hace falta)
  • 1 remolacha cruda rallada
  • 2 zanahorias crudas ralladas
  • 2 dientes de ajo (opcional)
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva
  • harina de maíz o sésamo molido para rebozar
  • 2 cucharadas de cúrcuma en polvo
  • sal y pimienta al gusto

Una vez lo hemos mezclado todo y logremos una masa compacta, procederemos a darle forma de hamburguesa, lo rebozaremos con la harina o con las semillas en polvo y lo pondremos en el horno (mucho mejor que frito) a 170 grados aproximadamente 20 minutos. Cuando veamos que ya está dorada la hamburguesa por fuera es que ya está lista.

Este es un ejemplo de plato con alto valor proteico de origen vegetal que podemos acompañar con una buena ensalada y tenemos una comida sana lista para comer. Esta misma receta se puede hacer con lentejas o con alubias azuki.

img_20160924_200229

Crackers de semillas

  • 125 gramos de harina de maíz fina
  • 30 gramos de semillas de sésamo
  • 30 gramos de semillas de lino
  • 30 gramos de semillas de pipas de calabaza
  • 40 gramos de semillas de pipas de girasol
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva
  • un chorro (ir controlando) de agua hirviendo
  • sal al gusto

Con esta mezcla tenemos que conseguir una masa que nos permita extenderla sobre un papel de horno. Con otro trozo de papel (para que no se los pegue en las manos) chafamos bien la mezcla para que quede fina y la expandimos por toda la bandeja del horno. Ponemos en el horno a 180 grados hasta que veamos que esté crujiente. Lo sacamos del horno y la rompemos a nuestro gusto y ya tendremos listas unas crackers perfectas para picar entre horas o de aperitivo.

Allioli de zanahoria (para acompañar, por ejemplo, a las hamburguesas)

  • medio vaso de batidora de zanahoria cruda cortada a trozos
  • dos cucharadas soperas de aceite de oliva
  • un diente de ajo (si no gusta mucho puede ser medio)
  • jugo de medio limón
  • un chorrito de agua de mar (en su defecto agua mineral con una pizca de sal al gusto)

Se trata de triturar y servir como acompañante de un plato principal.

Ya sabéis amigos que se trata de daros ideas para hacer más ameno vuestro día a día y, sobre todo, para que tengáis una salud de hierro. Poneros manos a la masa y descubrir nuevos sabores, texturas y platos para deleitar a vuestro paladar y beneficiar a vuestro querido organismo. ¡A disfrutar!

Anuncios