image

El verano tiene los días contados. Setiembre se ha llevado las vacaciones, los días de playa y la ropa ligera. Pero eso no es todo, la llegada del otoño también reduce las horas de sol durante el día. Aunque puede parecer un detalle sin importancia, no es así. El sol influye en nuestro estado de ánimo de manera directa. Si lo piensas bien, no es casualidad que los niños acostumbren a dibujar este astro con una sonrisa de oreja a oreja. Y es obvio que en verano nos sentimos mucho más activos y enérgicos que los días de lluvia o frío.

De hecho existe un tipo de enfermedad denominada Trastorno Afectivo Estacional (TAE), que surge en otoño y dura hasta la siguiente primavera. Este síndrome causa estados de depresión y letargo como consecuencia de la falta de luz. Las personas que padecen TAE aseguran que tienen dificultades para estar despiertos y activos durante la jornada e, incluso, son incapaces de concentrarse. Lo asombroso es que esta situación es temporal, cuando la primavera irrumpe con sus flores y aumentan las horas de sol, desaparecen todos los síntomas y se recupera la energía y felicidad. Por lo tanto, queda claro que el clima tiene una incidencia en nuestra salud emocional. Pero concretamente ¿qué beneficios nos aportan los rayos solares?

1. Vitamina D
Los rayos UV favorecen la producción de Vitamina D, que tiene múltiples beneficios para nuestro organismo como la mineralización de los huesos o la regulación de la presión sanguínea.

2. Facilita el sueño
El sol fomenta la melatonina, una hormona que, entre otras funciones, regula nuestro sueño.

3. Aumenta el número de glóbulos blancos
El número de glóbulos blancos puede aumentar gracias a una exposición moderada al sol, lo que nos permite estar preparados ante cualquier infección.

4. Incrementa el apetito sexual
Los niveles de testosterona, responsables del apetito sexual, se incrementan por el efecto de los rayos UV.

Para disfrutar de todos estos beneficios se debe realizar una exposición al sol moderada, con unos 5 o 10 minutos tres veces por semana ya sería suficiente.

Ahora que ya sabes las ventajas de los rayos UV no dudes ni un momento en aprovechar al máximo los ratitos de sol que todavía nos brinda el mes de setiembre para afrontar los meses de frío de la mejor manera posible. Tu salud emocional y física te lo agradecerán.

Anuncios