BEGO

Ginebra cuida a sus turistas. Deliciosas fondues, exquisitos chocolates, limpieza en sus calles, naturaleza, historia, diplomacia y transporte público gratuito para los visitantes. Si te atreves, un fin de semana puede ser suficiente para conocer lo mejor de la ciudad. Aquí te proponemos los 10 lugares que no debes perderte de Ginebra. Eso sí, prepara la cartera.

1.JET D’EAU. Fácilmente será lo primero que veas al llegar a Ginebra, ya que esta fuente de 140 metros de altura sobre el lago Leman, es visible desde cualquier punto de la ciudad. Una pasarela en una de las orillas del lago te permitirá acceder hasta el punto más cercano del chorro e incluso refrescarte con su agua si el día es caluroso.

unnamed-5

2. JARDÍN INGLÉS ¿Te apetece disfrutar de un poco de música? Justo entre el casco antiguo y el lago Leman se encuentra el Jardín Inglés, donde a veces se ofrecen conciertos gratuitos al aire libre. Además, en uno de los accesos, podràs contemplar el reloj con el segundero más largo del mundo. Se trata de un enorme reloj hecho de flores y que se ha convertido en un emblema de Suiza, país mundialmente conocido por su tecnología en este sector.

 3 y 4. CATEDRAL DE SAN PEDRO y MURO DE LOS REFORMADORES. Un paseo por el casco antiguo de Ginebra te llevará hasta la catedral de Ginebra y, un poco más allá, en el parque de los Bastiones, también verás el Muro de los Reformadores. Ambos son los símbolos del calvinismo y de la iglesia protestante en Ginebra. Por el camino, podrás sentarte en el banco más largo del mundo. Y, si te sobra un poco de tiempo, también puedes echar una partidita de ajedrez con los grandes tableros que ocupan la entrada del mismo parque de los Bastiones.

unnamed-4

5. JARDÍN BOTÁNICO. Al otro lado del lago Leman, el parc de Mon-Repos invita a los ginebrinos a pasear, salir de picnic y disfrutar en familia los fines de semana soleados. Este precioso y romántico parque te llevará hasta el jardín botánico, que alberga plantas de todo el mundo y también algunos animales.

6.MUSEO ARIANA. Es el museo más importante de Ginebra. Acoge numerosas obras de cerámica y cristal. Sus jardines de entrada tampoco te dejarán indiferente debido a su belleza. Es la sede de la Academia Internacional de Cerámica.

7. ONU. La visita a las Naciones Unidas es obligada. 12 euros cuesta la entrada y con ella podrás acceder a las principales salas que, en Ginebra, han acogido acuerdos y negociaciones entre países durante años. Frente a uno de sus accesos, repleto de las banderas de los Estados miembros, se encuentra la Broken Chair. Una gran silla con una pata rota, símbolo de la lucha contra las minas antipersona.

8. CENA EN CAROUGE. Ginebra puede desprender romanticismo por cualquiera de sus rincones. Pero un pequeño pueblo pegado ahora a la ciudad, Carouge, es lugar perfecto para pasear en pareja, tomar una copa o cenar. Sus casas de colores, las flores y sus pequeñas casas te deleitarán.

9. MONT SALEVE. Pero, si lo que quieres es disfrutar de un buen atardecer y una deliciosa fondue, a medio camino hacia la cima del Mont Saleve, el CHALET DE LA CROIX, un pintoresco restaurante te ofrecerá todo esto y a un precio asequible. Para ello, hay que desplazarse en coche y cruzar la frontera, ya que se encuentra en territorio francés. Son solo unos 20 minutos de viaje desde el centro de Ginebra y merece la pena. La puesta de sol des del Mont Saleve te dejará con la boca abierta. Después, de bajada, con Ginebra y el lago Leman a tus pies, cenarás delicias francesas en un restaurante colgado sobre la montaña. Con una decoración un tanto extravagante, repleta de piezas de taxidermia, abanicos y otros enseres de diferentes culturas, y con una luz tenue y una música de lo más variopinta, podrás degustar una fondue de quesos hasta hartarte por 15 euros por persona o te podrás cocinar tu mismo la ternera sobre la mesa, acompañada con patatas y verduras por 25 euros por persona. Entre las especialidades, la propietaria del restaurante también te ofrecerá un espectáculo de carne ardiendo pinchado en un palo. Todo ello, mientras disfrutas por la ventana de unas vistas inmejorables de Ginebra de noche. Totalmente recomendado. (Se aconseja reservar previamente).

unnamed-6

10. CASTILLO DE CHILLON. A orillas del lago Leman, aunque fuera de Ginebra (en Montreux), se encuentra el Castillo de Chillon. Una fortaleza medieval construida sobre una roca en el lago que impresiona a aquel que se acerca. Tanto es así que el castillo ha inspirado a numerosos escritores como Jean-Jacques Rousseau, Victor Hugo, Lord Byron o pintores como Courbet, Delacroix y Turner.

Anuncios