image

¿Te atreves? A salir a la calle sin reloj, a desobedecer los horarios, a comer solo cuando tengas hambre. ¡A improvisar! Levántate con la única expectativa de respirar, mirar, oler, sentir. Sin planes ni agendas. Nada que reduzca tu vida a una obligación o a una hora exacta.

Con el paso de los años nuestra espontaneidad se atrofia a golpe de repetir diariamente los mismos hábitos. Y como consecuencia acabamos prefiriendo las cosas calculadas, meditadas con anterioridad. Eso nos da seguridad, calma nuestros miedos. Pero la vida no cabe en ninguna agenda, 24 horas se quedan cortas para todas las posibilidades que atesora una jornada.

Así que de vez en cuando reconcíliate con tu intuición y date el gustazo de improvisar. Abandona tu espacio de confort y lánzate a la aventura. Deja de buscar las instrucciones a todo y experimenta. Equivócate si hace falta, no importa. Pero vive sin medida, sin pautas. Sin límites.

Para los más reticentes, los grandes amantes de los cánones rígidos que no encuentran ningún motivo para dejarse llevar, tienen que saber que improvisar de vez en cuando aporta dos beneficios muy preciados en los tiempos que vivimos.

Por un lado está comprobado que reduce nuestros niveles de estrés y nos prepara para afrontar de manera efectiva cualquier imprevisto que pueda surgir en el camino. Y además fomenta una de las cualidades que lamentablemente perdemos cuando nos hacemos mayores: la creatividad. Si olvidamos todas las reglas establecidas, nuestra mente se abre a nuevas ideas que antes ni siquiera tenían cabida en nuestro pensamiento.

Como siempre os digo, ningún extremo es bueno así que no se trata de convertir nuestra vida en una improvisación continua y dejar que las cosas pasen sin ponerle cabeza ni valorar las consecuencias. Evidentemente eso tampoco sería saludable para nuestra salud emocional. Hay que encontrar un punto medio y practicar nuestra espontaneidad en los momentos más adecuados. Por ejemplo hacer un viaje sin excursiones pactadas ni detalles previstos de antemano. ¿Te atreves?

Anuncios