firma jauja

Oro líquido le llaman. El mágico aceite de oliva está presente en todos los hogares de, al menos, los países que rozan el mar Mediterráneo. Es un aliado imprescindible en la cocina por su sabor, su textura y, sobre todo, por sus beneficios. Pero parece que vivamos en una época en la que todo vale. Y no debería ser así.

En las estanterías de los supermercados hay centenares de botellas de aceite de oliva, diría que de todos los precios y tamaños. La economía general no permite hacer grandes gastos y, por norma, los compradores se limitan a comprar el aceite más barato. Error.

El único, verdadero y saludable es el llamado aceite de oliva virgen extra de primera extracción en frío, es decir, un zumo extraído a presión a temperaturas inferiores de 27ºC y una acidez que no supere los 0,5º, cuanto más bajo mejor. Este es el único que debemos tomar tanto para nuestras ensaladas como para cocinar. La mayoría de los aceites que nos está vendiendo la industria alimentaria es aceite de oliva refinado. Es el que le sale más rentable económicamente pero, por contra, para su extracción se utilizan altas temperaturas y disolventes orgánicos como el hexano. Lamentablemente los productores no están obligados a mostrar en las etiquetas todos los procesos escogidos así que, como más vale prevenir que curar, lo mejor es que la primera opción sea siempre la de prensado en frío. Es una garantía.

Otro de los aspectos que se debe tener en cuenta es el grado de acidez que indica la cantidad de ácidos grasos libres presentes en el aceite. Estos ácidos se liberan cuando la aceituna es defectuosa por plaga o enfermedad o se ha maltratado durante la recolección o el transporte. Cuanto más grado de acidez contenga mayor deterioro ha sufrido la aceituna, con los consiguientes efectos en el aroma, sabor y propiedades.

img_20160906_175430

Si seguimos todos estos pasos a la hora de comprar el mejor aceite nos podremos aprovechar de algunos de sus beneficios como que no aporta colesterol (sus grasas no se depositan en venas ni arterias sino que son metabolizadas por nuestro cuerpo). También refuerza el sistema inmunitario, ayuda a digerir y aporta vitamina E. Además, para los deportistas se aconseja tomar una cucharada de aceite de oliva virgen extra prensado en frío (en las comidas) horas antes de practicar deporte. De esta manera el cuerpo se impregnará de esas grasas saludables necesarias para tener energía durante la práctica deportiva.

No te dejes engañar, sé consciente y dueño de tus elecciones. Como ya he dicho al principio, no todo vale y menos si está relacionado con la salud.

Anuncios