image

Nunca me regalas nada. Prefieres pasar tu tiempo libre con otras personas. Ya no me abrazas ni me besas tanto como antes. Estas frases pueden ser el detonante de una discusión de pareja o una queja hacia un ser querido. Tanto en un caso como en el otro, el mensaje que se extrae es el mismo: reclamar un amor que se da pero supuestamente no se recibe. ¿Y si el problema fuera simplemente que no somos capaces de percibirlo? Me explico. Según el doctor Gary Chapman, el amor tiene diferentes lenguajes. Cada persona tiende a utilizar uno o dos tipos para relacionarse con los demás y por ende, también los emplea como receptores de afecto.

Es decir, si sueles expresar tu amor a través de obsequios materiales, te sentirás amado/a cuando alguien te sorprenda con un bonito regalo. Y si un ser querido no acostumbra a hacerlo, te costará confiar en el afecto que siente por ti. Por mucho que te dedique otros lenguajes del amor como compartir contigo su tiempo libre o colmarte de halagos.

Para evitar que estas situaciones acaben en disputas o, incluso, rompan una relación sentimental tan solo tienes que dar un sencillo paso: identifica tus lenguajes del amor y los de las personas que te importan. De esta manera, aunque su lenguaje no se corresponda con el tuyo empezarás a percibirlo como una muestra de afecto porque sabes que es su manera de demostrártelo. Además, conocerás el mecanismo que el otro prefiere para recibir amor y si no sueles practicarlo, podrías hacer un esfuerzo y emplear ese lenguaje siempre que surja la ocasión.

Si has llegado hasta este punto de la lectura te estarás preguntando qué tipos de lenguajes del amor existen, así que no me demoro más y te los enumero a continuación.

1- Palabras de afirmación. Las personas que se sienten amadas al escuchar que están orgullosos de ellos/as, cuando les reconocen sus logros o con todo tipo de halagos y frases románticas, se enmarcan dentro de esta categoría.

2- Tiempo de calidad. No importa la cantidad de horas que paséis juntos sino la calidad a través de una dedicación plena hacia ti sin distracciones ni otras prioridades más importantes que disfrutar del momento presente. Si te sientes identificado/a, éste es tu lenguaje.

3- Actos de servicio. Una acción vale más que mil palabras. Éste sería el lema de las personas que expresan y reciben amor a través de este mecanismo. Valoran la ayuda que les ofrece la otra persona, ya sea sacarles de un apuro, echarles una mano con una tarea engorrosa o ofrecerles una solución práctica a un problema.

4- Regalos. Un detalle especial hecho a mano o el más caro de tus caprichos entran dentro de este apartado, en el que los obsequios se identifican como claras muestras de afecto.

5- Contacto físico. Este lenguaje utiliza los abrazos, los besos, las caricias, el sexo o cualquier roce físico para expresar amor.

Ahora te toca a ti pasar de la teoría a la práctica. ¿Cuáles son tus lenguajes del amor?

Anuncios