BEGO

Dicen que el Camino de Santiago hay que hacerlo al menos una vez en la vida. Miles de peregrinos de todo el mundo, por un motivo u otro, se aventuran cada año en esta experiencia. Pero para lograrlo no solo basta con estar en forma. Durante su recorrido por León, vi deportistas y abonados de gimnasio sufrir pensando en abandonar o en hacer trampas. Y es que los taxis que anuncian sus “servicios para el peregrino” o los que te llevan la mochila hasta el siguiente pueblo acechan hasta en las zonas montañosas.

Nosotros solíamos hacer poco deporte (por no decir nada de deporte) cuando decidimos salir a pasear algunos domingos y prepararnos para el Camino. Cuando llegó el momento, no estábamos listos, pero la constancia, el esfuerzo y llevar lo justo nos permitió caminar más 280 kilómetros en 11 días.

El Camino es aventura, misticismo, espiritualidad, esfuerzo, superación y sencillez, cuando ves lo poco que necesitas para sobrevivir tantos días. La mochila puede convertirse en tu peor enemigo o en tu salvavidas. Por eso es muy importante que sea cómoda para la espalda y que la llenes solo con lo necesario. Los expertos aconsejan que no supere el 10% de nuestro peso. La mía pesaba algo menos. Tan solo 4 quilos que algunos compañeros de Camino miraron sorpFullSizeRender (5)rendidos. Utilicé todo lo que llevaba y no necesité nada más que esto:

 Lo justo y necesario para hacer el Camino de Santiago en verano

 -3 camisetas (transpirables y una de ellas puesta)

 -2 pantalones cortos

 -1 pantalón largo (puesto)

 -Zapatillas de buena calidad y adecuadas para caminar mucho (puestas). El calzado es lo más importante.

 -Sandalias de trekking que se puedan mojar. Cuando te duelan los pies irá bien cambiar de calzado.

 -3 pares de calcetines (unos puestos)

 -3 piezas de ropa interior (una puesta)

 -Gafas de sol

 -Gorra, sombrero o pañuelo para protegerse del sol

 -Crema solar

 -Un chubasquero

 -Cantimplora

 -Palos de trekking para caminar (opcionales)

 -Minibotiquin con minipasta de dientes, cepillo, peine, minigel de baño, minichampú, Ibuprofeno, gelocatil, mercromina, apósitos y Voltarén

 -Linterna frontal para alumbrar tanto en el camino antes del amancer como en el albergue antes de salir a andar

 – Navaja

 -Toalla de microfibra que ocupa menos, aunque seca también menos

-Jabón de pastilla para lavar la ropa (algunos albergues disponen de servicio de lavadora y secadora, pero no todos)

 -Pinzas para colgar la ropa

 -Imperdibles para colgar en la mochila las prendas que por la mañana aúnno se hayan secado

 -Saco tipo sábana para dormir

 -Forro polar

 -Braga para el cuello

 -Cortavientos fino (con el forro polar i el cortavientos no es necesario llevar chaqueta gruesa)

-En principio, no es necesario llevar esterilla, a no ser que desees acampar al raso. Nosotros llevamos una y la utilizamos para sentarnos sobre ella en un descanso en el Camino

– Cargador de móvil y ladrón por si los enchufes del albergue son escasos

-Documentación y dinero o tarjeta de crédito

Atrévete, empieza a andar y ¡Buen Camino!

Anuncios