firma jauja

Alimentarse de forma sana es más que un hábito; es un estilo de vida. Y eso lo sabe bien Carla Zaplana, nutricionista y coach nutricional. Carla nació en la Costra Brava y desde hace cinco años reside en Los Ángeles, Estados Unidos.

Después de graduarse en Nutrición por la Universitat Ramon Llull de Barcelona y partir junto a un amor hacia el otro lado del charco, se dio cuenta de que su cuerpo le hablaba y se manifestaban síntomas que le decían a gritos que un cambio en la forma de alimentarse la llevarían a sentirse mejor y, como consecuencia, a comerse el mundo. Así pues, empezó a formarse en escuelas culinarias veganas como la Matthew Kenny Culinary School de Santa Monica y el Living Light Institute en Fort Bragg, en el norte de San Francisco. También aprendió de las enseñanzas de la doctora Ann Wigmore sobre Alimentación Viva en su instituto de Puerto Rico. Finalmente, se formó como Life Coach en el Institute of Integrative Nutrition de Nueva York.

Ya se han publicado con éxito los libros Zumos Verdes y SuperFoods, herramientas que se han convertido en referencia para millones de seguidores del mundo saludable.

Yo tuve el placer de tomarme un té junto a ella. Y aquí os explico lo que me contó.

  • ¿Qué te impulsó a adentrarte en el mundo de la alimentación?

Me gradué en Nutrición en la Ramon Llull de Barcelona y tras partir a Estados Unidos mi cuerpo empezó a manifestar síntomas como acné, cambios emocionales, me sentía hinchada… algo no iba bien. Ante esta situación tuve la oportunidad de formarme y me empecé a interesar sobre cómo se cultivan los alimentos y me fui redirigiendo hacia una dieta cada vez más limpia. De la tierra al plato, de proximidad.

  • ¿Hubo algo que acabó por conquistarte por completo?

Los zumos verdes. Cuando los descubrí fueron mi panacea. Enseguida noté cambios en la piel, me sentía con más energía, desapareció el hinchazón y mi aspecto era mucho más saludable. Son un elixir verde. A partir de aquí, fue un proceso gradual en el que fui tomando cada vez más vegetales, ensaladas, cremas de verduras… y hasta ahora.

  • ¿Eres crudivegana, verdad?

No me gustan las etiquetas, pero si hay que poner una, sí, soy crudivegana.

  • Al no consumir carne, ni ningún alimento de procedencia animal excepto alguna miel, una de las cosas que más preocupa a la sociedad es la de no ingerir la proteína de la carne. ¿Es tan importante?¿Cómo se substituye en una dieta como la tuya?

Para empezar hay que decir que la proteína no sólo reside en la carne. La gente no sabe que sólo necesitamos 0,8 gramos de proteína por kilo de peso, tampoco es tanto como la industria alimentaria nos quiere hacer ver. Alimentos como las legumbres, frutos secos, setas, vegetales de hoja verde… también tienen proteína.Y además en forma de aminoácidos.

  • ¿Me puedes explicar este punto?

Sí. Digamos que cuando el cuerpo ingiere una proteína, después tiene que crear las suyas. En el caso de la carne, el cuerpo debe romper esas proteínas animales y después generar las propias. Si tomamos la de vegetales, esta es rica en aminoácidos (moléculas que juntándose crean la proteína) y entonces nuestro cuerpo crea la suya directamente, sin necesidad de romper. Es por esto que las digestiones son más ligeras y no tan pesadas como en el caso de la carne.

  • ¿Lácteos sí o no?

Rotundamente no. Son muy acidificantes y contienen grandes cantidades de proteína y grasa, independientemente de como haya sido criado ese animal.

  • ¿Qué alimentos debería eliminar todo el mundo de su dieta?

Los lácteos y cereales con gluten. Es obvio que también todos los procesados, bebidas excitantes, cafeínas y demás.

  • ¿Cuál sería el menú ideal para un día cualquiera?

Para desayunar primero de todo un vaso de agua con el zumo de medio limón. Después un zumo verde y, si todavía queda hambre, copos de avena con leche de almendras. Para comer una buena ensalada con superfoods, más quinoa con verduras, algas o setas. Ya para cenar una crema de verduras aderezada con algas, brotes o semillas y para acompañar unos crudités de verduras con hummus casero, guacamole o paté vegetal. ¡Ah! Y antes de ir a dormir una infusión.

  • Más allá de la limpieza en la alimentación, también existe toda una cultura de limpieza del cuerpo. ¿Es igual de importante desayunar un zumo verde como limpiarse la lengua al levantarse de dormir?

¡Sí! Lo de la lengua es muy importante. Debemos saber que el proceso de depuración del cuerpo se realiza por la noche y la lengua es una esponja que absorbe todas las toxinas. Si no te la limpias con un limpiador específico, esas toxinas te las tragas después mientras desayunas.

  • Un lema para acabar la entrevista

Comer limpio para sentirte con belleza, energía y salud. ¿Sabías que por cada célula tenemos 10 bacterias? ¡Mira si es importante comer limpio!

—————————

Dedicatoria Carla

“Más allá de la experiencia de cada persona, de sus gustos o inquietudes, es muy importante saber que todo aquello que llevas a cabo en tu día a día no es fruto del capricho. El mundo de la alimentación saludable está en auge, pero no todo sirve. Seguir los consejos de nutricionistas que se han formado específicamente para ello es muy importante. Es por esto que Carla es una referencia. Sabe y hace lo que dice. Gracias Carla por permitirme pasar un agradable mediodía a tu lado. ¡Hasta la próxima! Namasté”

Podéis seguir a Carla en su página web www.carlazaplana.com

Anuncios