Begoña Ruiz

Robar un banco, investigar un asesinato, huir de un psiquiatra loco o hacerle un “trabajillo” a un mafioso pueden ser grandes planes para una aburrida tarde de domingo. ¿No lo crees? Los juegos de escape en vivo se han convertido en una opción lúdica alternativa para pasar un buen rato entre colegas. La cuestión es que tú y tus amigos busquéis la forma de escapar de una habitación antes de que se acabe el tiempo. Quizás ya habéis oido hablar de los Real-life Room Escape Games (juegos de escape en vivo).

A mis amigos y a mí probarlo nos pareció un plan perfecto para celebrar un cumpleaños. Por ello, tras trastear algunos blogs de aficionados al escapismo, decidí reservar una sesión en una sala de Barcelona, de bajo nivel de dificultad. Atendiendo a las referencias, escogimos Escapa si puedes .

Estos juegos se suelen pagar por adelantado. Así, que tras reservar y abonar la sesión (suelen costar entre unos 50 y 70 euros por grupo), nos presentamos 5 amigos en el local. Allí, un joven nos recibe y te pone un vídeo que explica que un profesor de universidad ha desaparecido mientras investigaba porqué habían desaparecido los mamuts. Ahora hay que entrar en su apartamento, descubrir dónde está, qué le pasó y conseguir salir antes de que se acabe el tiempo (60 minutos).

“¿Alguna duda? ¿Estáis preparados?” el joven nos da cuatro indicaciones y… nos mete en un cuarto y cierra la puerta. Es un despacho. Lleno de estanterías, cuadros, un ordenador, baúles, una mesa…y un código en la puerta de salida. En la parte superior: un monitor donde empieza la cuenta atrás. Tenemos una hora y no sabemos por dónde empezar.

Se trata de buscar claves, acertijos, códigos, pistas… todo lo que pueda ser susceptible de ir desvelando una serie de incógnitas que finalmente nos llevaran a obtener un código para salir. La puerta se abrió cuando todavía faltaban unos minutos. Aunque no siempre se consigue.

Estos juegos son la evolución de los room escape por ordenador (unos videojuegos online de escape) y hace algunos años que llegaron a varios países de Europa. Ahora están muy de moda. Si hace unos meses sólo había algunas salas en las grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia, poco a poco estos se han ido popularizando. En la capital catalana ya hay más de 40 salas distintas y ciudades más pequeñas como Reus o Lleida ya tienen las suyas propias. En 2015, había unas 2.800 habitaciones de escape reales en todo el mundo.

¡ATRÉVETE A PROBARLO!…

Precio: Entre 50 y 70 euros por grupo aproximadamente.

Tiempo medio: 1 hora

Grupos: De 2 a 6 personas. Aunque algunos, como Chiken Banana  (Barcelona) disponen de varias salas iguales en las que pueden hacerse dos o tres grupos que participan a la vez y así compiten entre ellos.

Consejos: 

No perdáis la calma.

Trabajad en grupo pero dispersos (bloquearse todos juntos en un mismo acertijo o pista puede hacer perdáis que todo tiempo en un resolver una sola incógnita).

A través de un monitor, walkie talkie o móvil, desde el exterior pueden dar algunas pistas o indicaciones.

Y… no descartéis nada. Todo es posible, el ingenio de los creadores de los juegos de escape cada vez da lugar a pruebas más inimaginables, de tremenda dificultad y juegos en los que incluso se debe salir de varias habitaciones.

Anuncios