firma jauja

Es cierto que cuando tomas consciencia de querer llevar un estilo de vida saludable entras en un mundo sin fin. Las grandes marcas y la sociedad del consumo nos mantienen en un letargo que obvia los peligros que tenemos en nuestro día a día. Una acción tan sencilla y cotidiana como la de rellenar las botellas de agua de plástico puede tener serios perjuicios para nuestro organismo. Y os voy a explicar el por qué.

En la actualidad, las botellas de agua se fabrican con un material plástico llamado tereftalato de polietileno (PET),que puede ceder al agua ciertos compuestos potencialmente tóxicos, como antimonio. En condiciones normales de consumo, estos compuestos se encuentran en cantidades que, en principio, no suponen un riesgo para la salud. Sin embargo, su cantidad puede aumentar con el tiempo de permanencia del agua en la botella y también con el número de reutilizaciones que hagamos de la misma, algo que se debe al deterioro del plástico.

Si os fijáis bien, incluso algunas marcas de agua ya incluyen en sus etiquetas una imagen que recomienda no reutilizar la misma una vez se haya finalizado el agua de su interior. Imaginad la cantidad de tóxicos que eliminan las botellas que se usan una y mil veces hasta que decidimos deshacernos de ella. Y qué decir de las que rellenamos con, por ejemplo, caldos calientes.

IMG_20160212_211301

Llegados a este punto, ¿Cómo podemos evitar llevarnos agua fuera de casa sin necesidad de rellenar las que se nos acaben? Muy fácil. La marca suiza Squeasy ha creado unas botellas que, a diferencia de las botellas de agua que contienen PET, están hechas de polipropileno y libre de Bisfenol A (tóxico). Además, son 100% reciclables, aptas para el lavavajillas y uso alimentario.

Yo ya tengo la mía. Y tú, ¿A qué esperas para eliminar los tóxicos de tu agua?

http://www.squeasy.es/

A modo de apunte

Resulta evidente desprender la conclusión de que no hay nada mejor que beber agua de botellas de cristal, así nos aseguramos de que están totalmente libres de tóxicos. Otra alternativa al plástico sería beber del grifo, eso sí, si disponemos de un filtro que purifique el agua. Por que, ¿Os habéis fijado alguna vez en el residuo seco del agua que bebéis? Mirar la etiqueta de vuestra botella y estudiar la diferencia entre marcas. En otro post os cuento más sobre este tema, también, de vital importancia.

 

Anuncios